jueves, 22 de mayo de 2014

Sobre el Beleño Negro

EL BELEÑO NEGRO

(Planta de brujas, aquelarres, pánico y guerras)


Hyoscyamus Niger (Beleño Negro)
El beleño negro es una preciosa solanácea endémica de Europa, Asia Central y América del Norte. Se la suele ver crecer en lugares áridos, muertos, allá donde apenas alcanza a iluminar la luz del Sol, lejos de todo terreno agradable, fértil y bueno. El beleño negro representa la pura putrefacción, la locura y la ira contenida en forma de planta mortal, indicándonos así que la muerte es parte natural de nuestro microcosmos terraforme.

Ya el gran alquimista y padre de la medicina moderna, Paracelso, se hacía eco de las propiedades tanto medicinales como alucinógenas y mortales de esta planta.

Citaré aquí, a modo de ejemplo, un extracto de su vademécum titulado "Botánica Oculta", relativo al uso esotérico de las semillas del beleño negro; y dice así:

El Gran Paracelso
"Cálido y seco. Tiene muchos usos en medicina, pero sólo anotaremos unos pocos, por ser una planta algo peligrosa, por lo cual deben emplearla solo los médicos. He aquí un aceite excelente para la curación del reumatismo articular y las neuralgias: póngase al baño maría 25 gramos de hojas tiernas de beleño negro en un litro de buen aceite de olivas, y déjese hasta que se evapore el agua de vegetación del material. Se aplica sobre la parte enferma, cubriéndola con un lienzo de lana sujetado con una venda. Las semillas de esta planta se utilizan en sahumerio para calmar el dolor de muelas y curar los sabañones.

El olor del beleño negro, respirado por algún tiempo, produce un profundo estupor. El humo de sus semillas, cogidas y quemadas a la hora de Saturno, provoca riñas, discusiones violentas. Brujos malvados aprovechan las propiedades maléficas del beleño negro para producir la locura y la muerte, obrando a distancia y con total impunidad. Esta planta forma parte de la pomada con que se untaban las brujas para asistir al aquelarre. Esta receta infernal vale más que permanezca ignorada. Únicamente ha sido publicada en el libro "Páctum", afortunadamente hoy rarísimo"

Ya Paracelso, nos está dando serias puntuaciones sobre esta mágica planta llena de propiedades. No podemos desestimar dichas precauciones, ya que podríamos caer en un error que tal vez nos costara la cordura o incluso, la vida.

Brujos y magos de Egipto y Grecia ya la utilizaban para profetizar, calmar dolores extremos y grandes sufrimientos y para provocar total inconsciencia en pacientes histéricos o lunáticos, muchas veces con efectos demoledores para el paciente, que quedaba poco más que en un estado vegetativo permanente. 
Hoy en día, el beleño se suele usar bajo supervisión médica para tratar el "Delirium Tremens" y la epilepsia, también se investiga su uso medicinal contra la enfermedad del Parkinson. 

Queda impuesto pues, el por qué elegimos escribir en nombre de esta planta, el por qué llamar nuestro espacio así. Esta humanidad, ya perdida y despojada de su vientre natural y verde ha perdido el contacto con arcanas tradiciones y sabidurías perdidas en el tiempo, nos volvimos locos con el paso del tiempo. Hoy más locos que nunca esperamos una cura que jamás llegará y no podemos hacer más que contemplar con sardónica sonrisa el final que todos esperamos que llegue. Que será pronto. Mientras adoraremos al beleño negro como símbolo final de la locura que nos domina. 

Artículo original de Astral Wamphyre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada